Sufrir unas agujetas

Todos hemos tenido alguna vez las famosas agujetas. Después de un tiempo sin hacer ejercicio o al realizarlo muy intensamente hemos sentido el dolor en nuestros músculos. Y eso es precisamente lo que me ocurre estos días. No acabo de entender por qué: hacía tiempo que no salía a la montaña y el último fin de semana he hecho una rápida ascensión al Mulhacén,

http://www.entremontanas.com/ascensiones/mulhacen.asp

con desniveles acumulados de más de tres mil metros en una jornada y a un ritmo rápido, pero he pasado todo el invierno practicando cicling y saliendo a correr dos días por semana. Y estas agujetas son como nunca antes las había tenido. Así que he investigado algo en internet y vaya, que estoy más perdido que antes.

Parece que el origen del molesto dolor no está muy claro. Hay diversas teorías. Una dice que se producen microrrupturas de fibras musculares, que provocan una inflamación dolorosa. Así que el dolor que se siente es más por la inflamación que por las rupturas de las fibras, que al realizar un ejercicio con sobrecarga no aguantan la presión. El dolor duraría unos cinco días, teniendo el pico máximo el segundo. Otra teoría habla del calentamiento corporal al hacer ejercicio. La temperatura es tal, que se produce la necrosis de células y fibras y esto provocaría el dolor. Una más nos dice que al consumir la glucosa se producen unos cristales lácticos que son los que presionan los músculos y pinchan dolorosamente. Hay alguna teoría más, pero la más seguida actualmente es la primera. Lo que sí está claro, es que una vez con el molesto dolor no hay más  remedio que seguir y aguantar. Algunos métodos para prevenir serían unos buenos estiramientos antes y después de realizar el ejercicio, así como ir aumentando la intensidad del ejercicio paulatinamente, para adaptar nuestros músculos. Una ducha caliente al finalizar el ejercicio puede ayudar. Tratamientos con árnica, L-carnitina, etc. pueden ser buenos preventivos.

Una vez sintamos el dolor podemos aliviarlo aplicando frío, con masajes circulatorios, con ibuprofeno, aspirina u otros antiinflamatorios,… También hay quien asegura que realizando el ejercicio que nos ha provocado el dolor, pero con una intensidad menor, nos ayudará a mejorar nuestro estado.

Yo de momento me he prometido, a partir de ahora, ser muy metódico con los estiramientos y no saltarme ninguno. Espero no tener que suspender mi próxima salida de fin de semana por culpa de las famosas agujetas.

2 comentarios en “Sufrir unas agujetas

  1. Creo que lo mejor será unos buenos estiramientos al finalizar un duro día de trekk porque esto es, simplemente… INAGUANTABLE!!!

    No sé que conjunto de factores se han unido para que tenga este dolor tan intenso en los cuádriceps… pero “a dios pongo por testigo” que los estiramientos serán obligatorios a partir de ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.