Rebeco albino en el Pirineo

Agentes rurales de la Alta Ribagorça descubrieron el otoño pasado una auténtica curiosidad faunística: un rebeco albino, es decir con el pelaje de tonalidades claras. Se trataba de una hembra e iba acompañada de una cría de colores marrones normales. Tras varios intentos, finalmente lograron fotografiar a los ejemplares en la ribera de Sant Nicolau, en el valle de Boí.

Rebeco albino

Rebeco albino

Aunque el hallazgo se produjo el pasado otoño, los técnicos del Departament de Medi Ambient no han tenido excesivo interés en darlo a conocer por un motivo evidente. El ejemplar albino vive fundamentalmente en el Parque Nacional de Aiguestortes i Sant Maurici, donde está estrictamente protegido, pero es habitual que los rebecos sobrepasen los límites de la zona protegida y se conviertan entonces en pieza cingética. De hecho, los rebecos son relativamente abundantes y se pueden cazar en determinadas zonas próximas al parque. Un rebeco albino podría ser un trofeo inusual.

El albinismo, que se manifiesta fundamentalmente en el color claro de los ojos, la piel y el pelo, es una anomalía congénita que impide la manifestación del pigmento de la melanina. Está documentado en prácticamente en todos los mamíferos, pero nunca es muy habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.