Pobreza y medio ambiente

La organización Oxfam, Intermón Oxfam en España, ha hecho público un nuevo informe donde sostiene que para erradicar la pobreza no es necesario que aumentemos la presión sobre los recursos naturales del planeta. Es necesario hacer frente a la pobreza y la degradación medioambiental de forma conjunta.

“Desde una perspectiva general, vemos que es posible acabar con la pobreza relacionada con la falta de alimentos, energía e ingresos sin causar prácticamente ningún impacto en nuestros límites planetarios. Cualquier planteamiento sobre el desarrollo sostenible debe tener en cuenta que erradicar la pobreza y la injusticia social está estrechamente ligado a la estabilidad y renovación ecológica”.

El Stockholm Resilience Centre desarrolló por primera vez el concepto de los nueve límites planetarios, por encima de los cuales sólo cabe una inaceptable degradación medioambiental. A estos límites se añade el concepto de límites sociales, por debajo de los cuales solo quedan inaceptables formas de privación humana.

Unidos, estos límites conforman un espacio, en forma de “donut”, medioambientalmente seguro y socialmente justo donde la humanidad puede prosperar. Este concepto visual comprende las prioridades sociales, medioambientales y económicas que sustentan un desarrollo sostenible e inclusivo.

La humanidad está muy por debajo de la base social en al menos ocho de los 11 límites sociales. Casi 900 millones de personas padecen hambre, 1.400 millones viven con menos de 1,25 dólares al día y 2.700 millones no tienen acceso a un espacio higiénico donde cocinar.

Asimismo, se calcula que ya se ha sobrepasado peligrosamente el techo medioambiental en tres de los nueve límites planetarios: el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y el consumo del nitrógeno.

El informe señala que el objetivo del crecimiento económico debe ser llevar a la humanidad a este espacio seguro y justo, erradicando la pobreza y utilizando los limitados recursos naturales de manera sostenible. Las políticas de crecimiento tradicionales han fracasado en ambos frentes: el aumento del PIB apenas ha beneficiado a las personas que viven en situación de pobreza y gran parte del crecimiento del PIB se ha logrado a costa de la degradación de los recursos naturales.

“Durante demasiado tiempo, hemos afrontado las cuestiones medioambientales, sociales y económicas por separado, pero los cada vez mayores retos globales, como el cambio climático, la crisis económica, la volatilidad de los precios de los alimentos y el aumento de los precios de los productos básicos, demuestran que todas estas cuestiones están inevitablemente interconectadas y, por ello, debemos afrontarlas de forma conjunta”

Para acabar con la pobreza no es necesario que aumentemos la presión sobre los recursos naturales.

•    Alimentos: proporcionar el aporte calórico adicional que necesita el 13% de la población mundial que padece hambre sólo requeriría el 1% de la producción mundial actual de alimentos.

•    Energía: sería posible llevar electricidad al 19% de la población mundial que actualmente carece de ella con un aumento de las emisiones mundiales de CO2 inferior al 1%.

•    Ingresos: acabar con la pobreza de ingresos del 21% de la población mundial que vive con menos de 1,25 dólares al día sólo requeriría el 0,2%de los ingresos mundiales.

 

http://oxf.am/oeE

 

Donut

Donut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.