Nueva Tabarca: La historia del apellido RUSO

La Isla de Tarbarca es una pequeña Isla, a quince minutos en barco des de Santa Pola, Alicante.

Nueva Tabarca

Es una isla con una parte antigua muy bien conservada y bonita para pasear, y otra en la cual está el Faro de 1860, la Torre de San José, de los siglos XIV y XV y el cementerio. La isla está amurallada en la parte oeste, mientras que el resto permanece sin amurallar y se destinaba a la agricultura. En la parte Antigua del pueblo se conserva la gran Puerta de la Trancada o de San Gabriel,  la Iglesia de San Pedro y San Pablo, la Puerta de Levante a San Rafael y la Puerta de Tuerra, de Alicante o San Miguel.

El 14 de abril de se declaró la isla reserva marina, a fin de preservar la fauna y flora marina de la zona y servir de base de repoblación en beneficio de la riqueza ecológica de las aguas colindantes. Es un auténtico refugio tanto para la flora como la fauna marina. Es interesante visitar la Cueva del Llop Marí.

Fuimos a Tabarca a ver en directo los orígenes de nuestra familia materna. Primero fuimos al Cementerio para ver las tumbas con los apellidos Ruso, el cual estaba cerrado y después de muchas pesquisas con algún isleño Ruso, la guardia civil y la policía, pudimos conseguir las llaves para entrar al cementerio. Realmente valió la pena, ver tumbas con el apellido de tu madre, Ruso, apellido extraño en España.

El cementerio es sencillamente precioso, en una punta de la isla, con Puerta de rejas, candado de cadena enorme, con muros de piedra, un sol de justicia sobre las tumbas, una parte antigua con tumbas en tierra y cruces de madera,  otra parte de lapidas, y una última parte nueva con lapidas. En un 80% de las tumbas aparecen los apellidos Ruso, Chacopino y Pianello.

La Historia del apellido Ruso proviene de unos comerciantes genoveses que emigraron a la isla de Tabarka, en la costa noroeste de Túnez,  que bajo el gobierno de la República de Génova se habían instalado en la isla. Estos italianos convirtieron la isla en un importante centro comercial dedicado comercialización del coral rojo y a la pesca.

La isla estaba bien posicionada desde el punto de vista estratégico militar en el Mediterráneo, por lo que el emperador español Carlos V decidió incorporarla dentro de su campaña en el norte de Africa de 1541. Desde ese momento en Tabarka ondeó bandera española previo acuerdo con los comerciantes genoveses.

De esta manera, a cambio de una significativa compensación económica y bajo pabellón español, los genoveses consiguieron controlar durante dos centurias un comercio que reportaba muchos beneficios, algo que provocó con el paso de las décadas la codicia de los tunecinos por la isla que radicaba en su territorio costero. Por consiguiente, avanzado el siglo XVIII, y ante la pasividad española y el decaimiento de sus intereses militares y comerciales, los tabarkinos de origen genovés que aún permanecían en Tabarka fueron sometidos, esclavizados y trasladados a Túnez en 1741, fecha a partir de la que en la isla ondearía bandera tunicina.

Aquellas gentes iniciaron así un largo y penoso cautiverio por tierras tunecinas y argelinas, hasta el 14 de octubre de 1768, cuando fueron liberados por  Carlos III, a petición de órdenes religiosas redentoras que actuaban en el norte de África. Los tabarquinos llegaron por vía marítima a Cartagena y, de allí, en carreta hasta Alicante. El conde de Aranda consiguió su traslado a Santa Pola.

Los hechos coincidieron con la colonización de la Isla Plana (Nueva Tabarca) frente a las costas de Santa Pola, para así evitar su uso por contrabandistas y ataques piratas. Este hecho hizo que las familias genovesas fueran trasladadas a Tabarca, a fin de permitirles recuperar el hábitat cotidiano. Así es como pudieron seguir ejerciendo la pesca como actividad predominante. En total, fueron 296 los tabarquinos instalados en la isla, de los cuales 31 habían nacido en Italia, 137 en Tabarka, 70 durante el cautiverio en Túnez y 58 durante el cautiverio en Argel.

El origen genovés de sus habitantes actuales es fácil de comprobarse a través de un seguimiento histórico de los apellidos más comunes, algunos fonéticamente hispanizados: Buzo, Capriata, Chacopino, Colomba y Russo.

De cómo mi madre que nació en la Barceloneta resulto ser una descendiente directa de los Rusos es fácil de explicar: Resultó que de Tabarca, la bisabuela de mi madre emigro a La Manga del Mar menor en Murcia, y de allí la abuela de mi madre a la Barceloneta, donde siguieron viviendo como pescadores.

La familia Ruso de mi madre explicaban historias de tesoros escondidos bajo el mar en Tabarca. Se reunían por las noches en la en casa de mi abuelo, donde hacían sus cábalas de cómo recuperar el tesoro, hasta que una hermana de mi madre se casó con  un hombre, según cuentan muy inteligente, que ayudo a mis tíos abuelos a recuperar ese tesoro. Resultando, después de pesquisas en la isla, que un Ruso que pertenecía al clero, se hizo con el tesoro y lo dono a la Iglesia.

La familia Ruso de mi madre son de carácter temperamental, muy al estilo Sur de Italia; con carácter, habladores, conversadores, liantes donde los haya, explicadores de batalles, historias y cuentos, pasionales, sufridores, exagerados, y con un sentido de la familia y de lo que “debe ser” muy arraigado.

El origen del apellido RUSSO proviene del siglo XII, donde había en Italia una noble familia, originaria de Normandía, llamada Russo o Rosso (Ruso o Rojo). En Italia era costumbre llamar Russo a las personas de cabellos rojos y piel blanca. De esta forma se convirtió en apellido de diferentes familias. Variantes de Russo son; Ruso, Rousso y Roussos.

Un comentario en “Nueva Tabarca: La historia del apellido RUSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.