Museos submarinos: las Maravillas que esconde El Mar Rojo

El submarinismo es, sin duda alguna, una de las actividades que ha conseguido desafiar a la incapacidad del cuerpo humano de sumergirse en el agua, obviando nuestra resistencia pulmonar para proporcionarnos una visión más profunda, nunca mejor dicho, de nuestro planeta. Y es que lo que hace siglos atrás era una práctica llevada a cabo con fines muy concretos, ya fuesen búsquedas de tesoros, recuperación de reliquias o inmersiones con el fin de reparar elementos bajo el agua, hoy en día se ha convertido en una práctica lúdica y deportiva.

En la actualidad, el submarinismo es una de las actividades más buscadas por los viajeros más curiosos. Esta práctica nos permite disfrutar de las profundidades, y no solo como los visitantes de un museo submarino, sino dándonos la posibilidad de realizar alguna que otra curiosa actividad bajo el océano, descubrir nuevas especies nunca antes vistas o acercarnos a un paisaje único.

Muchos son los países que nos ofrecen realizar este tipo de actividad acuática. China, por ejemplo, esconde una auténtica ciudad en las profundidades del Lago Qiandao, mientras que México cuenta con un museo subacuático de arte (MUSA) creado a propósito para que los amantes del buceo puedan disfrutar de maravillosas obras de arte bajo el agua. Con todo, Egipto quizás sea uno de los mejores destinos para visitar si lo que buscamos es deleitarnos con el mundo submarino. El país africano no solo nos ofrece la posibilidad de disfrutar de las maravillas terrestres, como lo son La Gran Esfinge o El templo de Abu Simbel, sino que también esconde grandes paisajes en las profundidades de uno de sus mares: el Mar Rojo.

Este famoso mar es peculiar se mire por donde se mire. Para empezar, el propio origen de su nombre sigue siendo hoy en día una incertidumbre. Las hipótesis que se manejan para explicarlo, van desde la posibilidad de referirlo como “Rojo” por el color de la vegetación que lo rodea, hasta la opción de ser un error de traducción del hebreo al griego. Sus peculiares aguas, situadas en el Océano Índico, hacen de este mar un lugar de características singulares que nos ofrecen una perspectiva única. Uno de sus rasgos más llamativos es que el Mar Rojo está considerado como el de mayor salinidad del mundo lo que, junto con su elevada temperatura debido a la zona en la que se encuentra, hace que la vida marina de sus aguas sea de gran interés para aquellos que desean ver más allá de lo común. Las circunstancias geográficas que envuelven a este tesoro de la naturaleza han hecho posible la creación de especies únicas que, junto con sus arrecifes de coral y variedades de peces exclusivas, recrean un paisaje que no deja indiferente a nadie.

Además, el submarinismo no solo es una actividad para nuestro entretenimiento, sino que son muchos los beneficios que este deporte puede aportarnos. En primer lugar, la sensación de tranquilidad que nos proporciona, y no solo por las vistas, sino también porque nos ayuda a controlar nuestra respiración. La capacidad de poder regular nuestro sistema respiratorio nos permite liberarnos del estrés y la tensión de nuestro día a día. Por otra parte, es una actividad que se debe realizar en grupo, lo que nos ayuda a aumentar nuestro lado más humano y social. El compañerismo es vital en el buceo, ya que en cualquier momento se puede necesitar la ayuda de un compañero  por circunstancias impredecibles. Finalmente, el buceo nos ayuda a mejorar nuestra orientación, ya que nos expone a múltiples variables que nos incitan a estar más atentos a nuestros movimientos y al entorno que nos rodea.

No obstante, debemos tener en cuenta que toda actividad requiere de unos buenos preparativos si queremos que todo salga a la perfección.  En este caso, debemos programar nuestra estancia, la división de actividades por día para evitar las prisas y los contratiempos y, sobre todo, la búsqueda anticipada de un guía que nos oriente mejor durante una actividad como esta. Además, un buen itinerario nos ayudará a que nuestra experiencia sea aprovechada al máximo y podamos disfrutar de las maravillas que nos ofrecen las profundidades de este maravilloso país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.