Mueren dos alpinistas en el Puigmal

Los aficionados a la montaña sabemos que el tiempo en la montaña es siempre imprevisible. Puede que por la mañana se levante un día esplendido con sol y tiempo suave y que por la tarde se declare el peor de los temporales. Por eso, sabemos que siempre hay que ser cauteloso y no confiarse, ni siquiera aunque las previsiones sean buenas y llevar siempre ropa de abrigo encima y algo de comida por si acaso.

Las autoridades no han podido confirmar si este es el caso de las dos hermanas que el sábado murieron congeladas tras verse sorprendidas por un intenso temporal de viento y nieve en la zona del Puigmal en el pirineo catalán (Queralbs – Ripollès).

Las dos mujeres formaban parte de un grupo de cinco personas que culminaron la cima del Puigmal el pasado sábado día 7 de noviembre. En el descenso, el tiempo apacible de la mañana cambió súbitamente como habían advertido los servicios meteorológicos, y dio paso a un fuerte temporal de nieve y viento. La visibilidad se hizo prácticamente nula y los montañeros se desorientaron.

La temperatura descendió hasta los -2 grados, pero la que la sensación térmica pudo ser de hasta 25 grados bajo cero.

El grupo decidió dividirse en dos al no encontrar el camino de vuelta. Los efectivos de rescate encontraron a la primera de las alpinistas en torno a las nueve de la tarde, tres horas después de que hubiera anochecido. Bomberos y excursionistas estuvieron siempre en contacto mediante teléfono móvil.

Todo indica que, pese a las condiciones de mal tiempo, los excursionistas siguieron las indicaciones en todo momento dado por los bomberos, por lo que en principio la dirección general de Emergències i Protecció Civil no detectó negligencia.

Cuando los bomberos llegaron hasta la primera de las alpinistas observaron que presentaba ya signos severos de hipotermia. En el hospital de Campdevànol, donde fue trasladada, no lograron reanimarla. Tampoco fue posible reaminar a su hermana, rescatada a la una de la madrugada en el otro grupo. El resto de integrantes evolucionaban favorablemente.

Una triste noticia que nos gustaría no haber tenido que contar.

Cima del Puigmal

Cima del Puigmal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.