Los organismos que viven sin oxígeno

Algunos descubrimientos nos hacen cambiar por completo nuestro concepto de vida, y es que existen algunas formas que sorprenden verdaderamente por el hecho de poder subsistir en entornos que para nosotros serían completamente hostiles como es la carencia de oxígeno. En esta ocasión vamos a conocer unos organismos que han sido descubiertos en el subsuelo de una mina de Sevilla que hasta el momento se han mantenido en perfectas condiciones pese a la hostilidad del entorno y a la ausencia de aire que pueda ser respirado.

 

Organismos extremófilos de Sevilla

Organismos extremófilos de Sevilla

El cambio del concepto de la vida

Pero uno de los atractivos más interesantes de este tipo de descubrimientos es que nos hacen darnos cuenta de que la vida no sólo se basa en el esquema que conocemos, es decir, existe la posibilidad de encontrar formas de vida completamente distintas a las que conocíamos hasta ahora, y por supuesto ya se están comenzando a dar los primeros pasos.

En este sentido, ya no resulta tan extraño pensar que hay especies vivas en nuestro propio planeta en lugares totalmente insospechados hasta ahora, y por supuesto, el hecho de plantearnos la vida en otros planetas también se abre considerablemente, lo que nos da lugar a soñar con mundos completamente distintos a los que podamos haber creado en nuestra mente.

Los organismos marcianos

Y con este simpático nombre han sido denominados estos organismos que se mantienen sin un ápice de oxígeno, respirando tan sólo a través del sulfato que se encuentra en la zona.

Con el paso de los años, esta colonia de bacterias que viven a 150 m de profundidad, han ido creando rocas hasta formar un yacimiento que por el momento es único en todo el mundo.

Según los investigadores, consideran que este mismo proceso puede estar dándose en estos momentos en planetas como Marte, por lo que el estudio y análisis de estas formas de vida permitirán agrandar los pasos para conocer mejor el planeta rojo.

La mina de Sevilla

Esta mina recibe el nombre de Las Cruces, y se encuentra a tan sólo 15 km de Sevilla.

Por el momento tan sólo han sido hallados fósiles, pero los expertos consideran casi seguro la posibilidad de encontrar restos vivos.

Éstas bacterias han estado actuando a lo largo de millones de años, y por el momento no se ha conseguido indagar mucho más, pero es evidente que la evolución de la zona y el aumento de 20 m en el espesor demuestra y evidencia que en algún momento estuvieron vivos, lo que daría a entender que seguirán por la zona aunque se encuentren en capas distintas.

Estos organismos son denominados extremófilos debido a que se adaptan y tiene la capacidad de subsistir incluso en condiciones extremas como es el caso de nuestros nuevos conocidos que no sólo carecían de oxígeno sino que también se han encontrado durante años completamente aislados de la luz.

Las temperaturas en esta zona generalmente oscilan entre 30° y 60 °C, además de que cabe destacar que las rocas que se encuentran sobre ella son impermeables, dificultando así que cualquier elemento externo pudiese acceder a este ecosistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.