Los medicamentos y la locura de los peces

Recientemente se ha realizado un estudio del efecto de los fármacos sobre la vida marina, y los resultados no han sido nada alentadores.

Los medicamentos y la locura de los peces

Tenemos que considerar que estos fármacos llegan a través de la orina humana así como de personas que se deshacen de los mismos a través del váter, con el consiguiente riesgo que esto puede representar para gran cantidad de peces.

Dicho estudio ha sido realizado por científicos de la Universidad de Umea, localizada en Suecia, y demuestra que pese al tratamiento de las aguas en las plantas de depuración, las aguas fecales siguen cargadas con una gran cantidad de fármacos que pueden alterar el comportamiento de la fauna marina.

Fundamentalmente, este estudio está basado en el Oxazepam, un conocido y utilizado ansiolítico sobre la especie de perca fluviarilis. Los resultados de este estudio a la cabeza del cual se encuentra Tomas Brodin demuestran que este ansiolítico se encuentra bajo las aguas en suficiente proporción, y hacen que los peces se alimenten a una mayor velocidad, pierdan su comportamiento social e incluso pasan a ser más intrépidos, lo cual puede suponer un grave problema, ya que tienden a abandonar los refugios donde se encuentran seguros y se aventuran a otras zonas potencialmente peligrosas, lo que puede convertirlos en una presa fácil para los depredadores.

Por otra parte se alimentan mucho más deprisa, lo cual sumado a la valentía que les profiere, puede acabar desencadenando un grave problema ecológico como el aumento descontrolado de las algas.

Sin duda un problema que tiene que ser analizado en profundidad con el objetivo de encontrar soluciones válidas que no deterioren aún más nuestra fauna marina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.