Los linces ibéricos y los animales de granja

Grande es el problema y la polémica producida debido a que el lince ibérico se encuentra en peligro de extinción pero muchos granjeros se ven con la desagradable situación de que atacan a sus animales.

lince ibérico

Lince Ibérico

Se calcula una media de más de 100 muertes registradas de estos animales de granja cada año, lo que supone algunas pérdidas importantes en especial para los pequeños granjeros.

Hasta hace poco podemos recordar que debido a que el lince ibérico se encontraba en un grave peligro de extinción, se puso en marcha un programa de recuperación que en tan sólo 10 años ha llegado a duplicar el número de ejemplares, además de que se estima que dentro de poco este número se verá aumentado considerablemente. Todo ello una gran noticia aunque plantea el tema que nos ocupa de la muerte de animales de granja. No obstante, el proyecto ha sabido en todos los casos hacer frente a estas pérdidas con indemnizaciones a los propietarios.

Este programa criaba crías en cautividad que poco después liberaba. A partir de aquí se realiza un seguimiento de las mismas para poder analizar su comportamiento y los sistemas que utilizan para poder alimentarse.

Gracias a esto se han podido demostrar los ataques, por lo que se ha procedido a las indemnizaciones que fundamentalmente se refieren a la muerte de corderos. Cada una de ellas supone unos 60 €, mientras que las gallinas y otras aves son entre 5 y 6 euros.

Pese a todo, se están probando nuevos sistemas como es el caso de los pastores eléctricos para conseguir ahuyentar a los linces ibéricos de estas granjas, lo cual hasta el momento está dando unos resultados muy positivos.

Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, hubo un pastor al que se tuvo que indemnizar con 1000 € tras uno de estos ataques, mientras que los pastores eléctricos tan sólo cuestan 700 €. Es por ello que sin duda se trata de una inversión interesante, y más si tenemos en cuenta que es efectiva en el 90% de los casos.

Un comentario en “Los linces ibéricos y los animales de granja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.