Los gases de efecto invernadero aumentan considerablemente

Según ha revelado la Organización Meteorológica Mundial, durante el año 2013 se alcanzó de nuevo un máximo de gases de efecto invernadero, lo que implica un aumento considerable con respecto al año anterior.

 

Industria a pleno rendimiento

Industria a pleno rendimiento

El aumento de los gases de efecto invernadero

De los gases de efecto invernadero, el dióxido de carbono es uno de los más representativos y precisamente es el que más responsabilidad tiene en el aumento que comentamos, pero lo peor de todo es que esta concentración registrada durante el año 2013 no se había observado en los últimos 30 años, lo que implica un importante retroceso y pone encima de la mesa la problemática que supone la generación de este tipo de gases contaminantes.

Al parecer, el problema no se centra ya en el hecho de que se produzca más CO2, sino en el hecho de que la biosfera no ha conseguido absorber la cantidad suficiente como para mantener estable la situación.

La problemática de los gases de efecto invernadero

Pero no sólo preocupa el dióxido de carbono, sino que también se ha podido comprobar que la acidificación del agua de los océanos ha aumentado considerablemente y en los últimos 300 años no existen precedentes de un crecimiento tan rápido.

Todas estas situaciones hacen que los expertos se tomen muy en serio el empeoramiento de nuestro entorno y destaquen la necesidad de invertir esta tendencia cuanto antes.

Una de las primeras formas es mediante la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, ya que en principio es la principal que podemos gestionar los seres humanos.

Nunca antes había sido tan importante que todos los países se pusiesen de acuerdo y realizasen cambios radicales en este sentido, ya que de seguir así, en pocos años podríamos experimentar consecuencias muy negativas.

Otros gases que han aumentado en una proporción de aproximadamente el 34% son el metano y el óxido nitroso, pero los porcentajes totales de concentración son totalmente abrumadores en comparación con los valores anteriores a la era industrial, es decir, antes del año 1750. La concentración en la actualidad de CO2 en la atmósfera ha ascendido a 142%, el óxido nitroso cuenta con una concentración del 121%, y el metano ha llegado a alcanzar en el año 2013 el 205 23%.

Los océanos los principales afectados por los gases de efecto invernadero

Y la peor parte de esta situación se la llevan los océanos debido a que sus aguas cada vez son más ácidas, lo que acabaré incluyendo muy negativamente en los distintos organismos marinos especialmente en especies más sensibles como las algas, corales, plancton y moluscos.

La incapacidad de construir caparazones y conchas así como para la formación de los esqueletos mediante un proceso de calcificación pueden acabar siendo determinantes para la desaparición de estas especies.

No olvidemos que la atmósfera se encarga de absorber aproximadamente una cuarta parte del CO2, mientras que los océanos se encargan de otra cuarta parte, lo que significa que conforme aumentan los gases de efecto invernadero, la situación tanto de la atmósfera como de los océanos acaba empeorando gravemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.