La pereza

¡Hoy ha vuelto a pasar otra vez!

Te pasas toda la semana madrugando para ir a trabajar, esperando que llegue el fin de semana para hacer un montón de cosas que valgan la pena y descansar… Y eso pasa, que a menudo descansas pero nada más.

Hoy tenía previsto ir a correr a Castelldefels una carrera de 10 Km. Me apunté hace varias semanas, ayer fui a recoger el chip y el dorsal, fui a dormir pronto, me puse el despertador,… Hoy me he levantado a las 7:30h, he desayunado y me he vuelto a meter en la cama. ¡Uf! Con el día tan nublado ¿a quién le apetece?

¿Remordimientos? No. No he ido y punto, haré otras cosas, pero sabe mal, porque pienso en lo bien que te sientes después de haber corrido y participado en una carrera con tanta gente. 

Lo mismo pasa a veces cuando tienes previsto ir a la montaña. Y es que supone un esfuerzo llegar al sábado para madrugar y darte el palizón de coche. Osea, que muchas veces dejas de hacerlo. Solo si piensas en la recompensa saltas de la cama y te activas y eso es lo que hay que hacer. 

Llega el invierno y el esfuerzo es más grande. Menos horas de sol y salidas más duras. Hace frio, la nieve, el equipo,… Llegar cuesta más y todo es más difícil. Pero hay que hacerlo porque vale la pena. Quedarse en casa con un buen libro, música, ordenador… también. Pero la montaña y el cuerpo en movimiento bien lo vale y la rutina, necesaria, también necesita un alto en su camino para seguir siendo rutina. La montaña nunca lo será para mi.

Así que intentaré que no vuelva a pasar. Si lo programo lo hago. Y programo lo que necesito, quiero y puedo hacer. Cuando llega el momento es tiempo de actuar, no de replantearse nada. La pereza en el momento de programar, que es cuando puedes racionalizar mejor, no cuando has de salir a la calle. 

Un abrazo

2 comentarios en “La pereza

  1. Y cuanta razón tienes.

    Cuando lo piensas, cuando aún quedan tres semanas, dices: “Que guay!!””” otra salida, otra maratón, lo que sea…..

    Pero cuando llega el día de marras, y te suene el despertador a las 7 de la mañana, piensas: Dios mio, seré tonto!!!… será la edad?

    Pero hay que hacerlo, para oxigenarse, para romper la monotonía,…y sobre todo para sentir que haces algo más a parte de trabajar!!!

    Saludos,
    Valentín

  2. Yo estoy en esta fase: me está costando muchísimo empezar a correr y coger el hábito. Más con este tiempo. Ojalá me anime y os lo pueda contar.
    Mariona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.