La peregrina rescatada en Fisterra tendrá que pagar el rescate

A menudo hablamos de la importancia de la seguridad a la hora de realizar cualquier tipo de ruta por la montaña, pero no sólo nos tenemos que preocupar de los riesgos que nuestra vida puede correr, sino que también es importante tener en cuenta que un pequeño despiste puede suponernos un coste económico como ha sido el caso de esta peregrina que fue rescatada en un acantilado de Fisterra y que se ha visto obligada a cubrir los gastos del rescate.

 

Fisterra

Fisterra

La precaución en la montaña

Evidentemente, una de las principales razones por las que debemos llevar cuidado cuando salimos a la montaña es por nuestra propia seguridad, evitando zonas desconocidas, no debemos ir solos a zonas alejadas, evitaremos el peligro excesivo, etcétera, pero también existe otra razón importante por la que deberemos extremar las precauciones, y es que un sencillo accidente que no tendría por qué trascender más puede llegar a convertirse en un problema para nuestra cartera.

Esto es lo que le ha ocurrido a una peregrina alemana llamada Lena Waterfield, la cual se ha visto obligada a abonar una factura de 4800 € tras ser rescatada en el mes de agosto pasado al encontrarse sitiada en un acantilado en Fisterra.

Esta joven de 25 años realizaba el Camino de Santiago cuando de repente se encontró que no podía salir del acantilado donde se encontraba, un despiste que la llevó a pedir auxilio, tras lo cual, un helicóptero se trasladó hasta la zona para llevar a cabo el rescate.

Waterfield se encuentra en estos momentos en Valencia realizando sus estudios, y cuál sería su sorpresa cuando de repente llegó a su domicilio una factura por un total de 4803,33 €, que no era ni más ni menos que el importe del gasto ocasionado por el desplazamiento de dicho helicóptero.

La renuncia al pago

Sin embargo, la joven ya ha dejado claro que se niega a pagar esta cuantía, y por ello va a emprender acciones legales contra la Xunta de Galicia debido a que considera que su emergencia se debió a la mala señalización de la zona.

Teniendo en cuenta que cada ayuntamiento es el responsable de dicha señalización, su abogado tiene claro que van por el buen camino para evitar el pago de la factura.

Por otra parte, en esta zona no es la primera vez que ocurre un suceso similar, ya que el año pasado otro turista procedente de Cataluña también se encontró en la misma situación, y es que tanto por la señalización como lo intrincado de la zona resulta mucho más fácil de lo que parece acabar sitiado.

La legalidad de la presentación de facturas

No obstante, es importante tener en cuenta que tras la tragedia de Orzán (aquella en la que fallecieron un estudiante y tres policías) se aprobó un decreto a través del cual la Administración tiene la capacidad para solicitar dicho pago en el caso de que la asistencia haya sido voluntaria, en los casos en los que el accidente se produzca en una zona de acantilados o incluso para aquellas personas que se encuentren practicando deportes de riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.