La mala calidad de las aguas españolas

Según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, España se encuentra en el tercer puesto dentro de todos los países de la Unión Europea que cuentan con más zonas de baño clasificadas como agua de mala calidad atendiendo a las normativas europeas.

Playa española

Playa española

Italia, Alemania, Francia y Grecia se encuentran por encima en cantidad de zonas de baño, lo que otorga el quinto puesto a España con 2.152. No obstante, su situación es verdaderamente preocupante, ya que el 4,2 % se estima como no cumplidora de estas normativas, situándose la media europea en un lejano 1,8 % de media.

Los dos primeros puestos en esta desagradable lista los ocupan Holanda con un 10,1 % y Letonia con un 6,5 %.

Dentro de la península, los peores datos han sido obtenidos en Galicia y en parte de Asturias, aunque también se considera que, temporalmente, los tres siguientes lugares son Cantábrico, Valencia y Baleares.

No obstante no todo son malas noticias, puesto que el mismo informe deja constancia que el 80 % de las zonas de baño de España son consideradas de calidad excelente, gracias a lo cual entramos en el 12º lugar de aguas de excelente calidad según los estudios realizados en el pasado año.

En definitiva, el resultado obtenido en cuanto a zonas de baño en el país es el siguiente:

  • Zonas calificadas como excelentes: 79,9 %
  • Zonas calificadas como buenas: 12,9 %
  • Zonas calificadas como mala calidad: 4,2 %
  • Zonas no calificadas debido a que se encuentran cerradas: 3 %

Otro aspecto positivo es que el anterior informe, presentado en el año 2011 y en relación con los estudios realizados en el año 2010, el porcentaje de zonas calificadas como excelentes ha aumentado en un 1,4 %, lo que representa un aumento y evolución en cuanto a la calidad, aunque todavía queda mucho por hacer.

En cuanto a aguas interiores, también se ha encontrado una mejora considerable del 13,1 % con respecto al año anterior.

De entre las zonas de baño que presentan una calidad superior se encuentran el este y sur de la península además de las Islas Canarias.

En cuanto al global europeo, el informe refleja que el 92,1 % de las aguas cumplen con, al menos, los estándares mínimos exigibles por la normativa.

Aunque la tendencia es buena, sin duda todavía queda mucho por hacer para conseguir situarnos en los primeros puestos en calidad de toda Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.