La dieta del insecto

A la hora de viajar podemos encontrar un amplio abanico de posibilidades que nos llevan a realizar rutas gastronómicas verdaderamente impresionantes, aunque lo cierto es que en los últimos años han tenido un interesante calado los platos cocinados cuyo ingrediente base son los insectos.

La dieta del insecto

La dieta del insecto

Este tipo de plato cuenta con una variedad muy amplia y son un elemento muy representativo de la gastronomía en países como Tailandia, Ecuador, China e incluso México. En estos y otros países se trata de platos muy famosos consumidos tanto por la población autóctona como por gran parte en de los turistas que deciden conocer las bondades de los países que visitan.

No obstante, últimamente se trata de una costumbre que también se ha ido extendiendo a algunos lugares de Europa, aunque lo cierto es que no llega a imponerse este tipo de gastronomía por lo que, al menos por el momento, está reservada en especial a restaurantes más orientados a los sibaritas y especialmente para los que buscan un tinte snob.

Por otra parte hay que destacar también que distintos organismos como es el caso de la ONU o la FAO ya han hecho públicos comunicados que indican que el consumo de insectos puede ser la forma para conseguir acabar con el hambre en el mundo.

Desde luego supone algo bastante extraño en especial para los países que no tienen esta dieta y no están acostumbrados a ingerir este tipo de platos en especial porque, por norma general, los insectos no son muy apreciados ni vivos ni muertos.

Por una parte quizás tengan razón, ya que en países donde el alimento escasea pueden ser un buen sistema, aunque lo cierto es que en esos mismos ya se conocen las bondades de esta alimentación. No obstante, y humildemente comentamos, quizás la mejor forma para acabar con el hambre en el mundo sería lograr un reparto equitativo de la riqueza evitando que haya países rotundamente en condenados a una hambruna que no parece tener fin.

El problema fundamental del hambre en el mundo no es la falta de recursos, sino lo mal repartidos que están y el exceso consumo que se hace de ellos en muchos países desarrollados, razones por las que existe la obesidad en estos lugares.

Este quizás sería el concepto clave para poder subsistir sin acabar con nuestro medio ambiente, aunque está claro que para ello sería imprescindible cambiar nuestros hábitos alimenticios y empezar a comer tan sólo lo que necesitamos, cosa que evidentemente no pasará hasta dentro de mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.