La depresión de La Selva

La Selva es una comarca de paisaje muy variado, con la llamada depresión de La Selva en el centro, sector llano entre la zona montañosa del Montseny, las Guilleries en el interior y los bloques graníticos de la costa; la depresión ha sido y es paso obligado en las vías de comunicación de las regiones de Barcelona y de Girona y, por tanto, vía hacia Francia.

Así, uno de los trazados de la Vía Augusta romana está hoy flanqueado por la autopista de La Jonquera y por la vía del ferrocarril.

Un elemento unificador es la abundancia de bosque, que justifica su nombre, La Selva, y favorece el clima mediterráneo húmedo, donde predominan el alcornoque, la encina y los árboles de ribera –alisos, sauces y chopos– cerca de las corrientes de agua.

Junto a las poblaciones más importantes desde el punto de vista turístico o de servicios, se encuentran muchos otros núcleos que mantienen su carácter y encanto tradicionales y que merecen visitarse.

Santa Coloma de Farners es la capital comarcal y celebra su mercado tradicional de todos los lunes en la plaza porticada; tradicionalmente se fabrica un tipo de galletas llamadas teules o también barrets de capellà.

Está situada en un paraje frondoso en el que abundan las fuentes, como la de Sant Salvador en medio de un gran parque.

Tiene mucha fama la estación termal de las Termes Orion, balneario de bella arquitectura rodeado de jardines.

Interesantes monumentos: castillo de Farners (s. XI) con un santuario románico y barroco, iglesias románicas de Sant Pere Cercada (s. XIII), antiguo monasterio, Sant Andreu de Castanyet o Sant Miquel de Cladells.

Breda se encuentra a los pies del Montseny y tiene una larga tradición de fabricar objetos de barro –ollas y cazuelas– que se llegaron a exportar a América, tradición que aún se conserva junto a la de la cerámica artística, que tuvo en el pintor y ceramista Josep Aragay una figura destacada.

La iglesia parroquial corresponde a la del antiguo monasterio benedictino de Sant Salvador, gótica (ss. XIV-XVI) con un espectacular campanario románico de 32 m de alto.

Hostalric se sitúa en una escarpadura basáltica elevada que domina el río Tordera y el antiguo camino real.

Esta situación estratégica y el hecho de ser la capital del vizcondado de Cabrera, gran jurisdicción en época feudal, explican la presencia del impresionante castillo, reestructurado en el s. XVII a la manera de Vauban.

La vil•la, a lo largo de un altozano que sigue la calle mayor, aún conserva el espectacular recinto de murallas de 600 m (ss. XIV-XV) con siete torres cilíndricas.

Caldes de Malavella es una población famosa sobre todo por sus fuentes de aguas termales, conocidas ya por los romanos, que construyeron unas termas que han sido excavadas modernamente.

Desde mediados del s. XIX se inicia la explotación de las fuentes siguiendo el ejemplo de los grandes balnearios europeos y sus aguas se comercializan bajo la denominación de Vichy Catalán, por analogía con las de Vichy (Francia).

Actualmente quedan dos grandes balnearios, el Prats, en el centro de la población, y el Vichy Catalán, obra modernista neoislámica de Gaietà Buïgas (1898), con un gran parque.

En el sector montañoso que cierra a poniente la depresión de La Selva, hay también poblaciones de gran interés por su paisaje y sus monumentos, que son tradicionales centros residenciales y de veraneo.

Por el lado del Montseny, destaca el pueblo de Arbúcies, que tiene en su término el imponente castillo de Montsoriu, y, en el sector de las Guilleries, Sant Hilari Sacalm, conocido especialmente por sus fuentes de aguas medicinales; Osor, con grandes bosques de castaños y masías interesantes; Anglès, con un barrio antiguo de mucho carácter, y Amer, con los soportales de la gran Plaça Major, la más grande de Cataluña, donde en la fiesta mayor (16 de agosto) se baila la «sardana de l’alcalde».

Excursiones en la Zona

La Selva

La Selva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.