La caza furtiva de rinocerontes africanos

No hay descanso para conseguir sacar adelante a determinadas especies protegidas, muchas de ellas en peligro de extinción debido a los cazadores furtivos que consiguen unos réditos millonarios a cambio de sus presas.

La caza furtiva de rinocerontes africanos

Un buen ejemplo son los rinocerontes africanos, cuya captura furtiva aumentó en un 43 % en el continente entre los años 2011 y 2012 según datos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

Desde el año 2006 ya se ha contabilizado una cifra cercana a los 2.400 rinocerontes tanto blancos como negros, algo que directamente ha llevado a que el crecimiento de la población disminuya drásticamente, alcanzando el nivel más bajo desde el año 1995.

En el caso de que la caza ilegal siga aumentando con esta misma tendencia, en un plazo de apenas dos años nos encontraríamos con una situación gravísima para poder recuperarla. Esto implica que hay que tomar medidas drásticas y para ayer.

La razón de estas muertes es tan sólo para obtener los cuernos de los rinocerontes, y según afirma el presidente del grupo de especialistas en rinocerontes de la UICN, Mike Knight, estos criminales se encuentran muy bien organizados y reciben financiaciones que cada vez aumenta más el mercado negro mediante esta práctica.

Como viene siendo habitual en este tipo de prácticas, el destino de estos cuernos de rinoceronte es China debido a una falsa creencia en determinadas recetas de medicina tradicional. Esto hace que cada vez se solicite una mayor cantidad de cuerno de rinoceronte, habiendo destrozado los logros en recuperación conseguidos en los últimos 20 años.

La especie que corre más peligro de desaparecer es la de rinoceronte negro, ya que se tiene un registro de tan sólo 5.055 unidades en toda África.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.