Kilian Jornet el extraterrestre

«Kilian Jornet nos ha transportado más allá de las fronteras de lo real. Se le compara fácilmente con un Zidane del trail, pero incluso habría que ir más lejos y añadir una cucharada de Maradona y un trocito de Pelé…», escribía el editorial de Le Journal de l’ile de la Reunion, recogiendo el sentimiento de admiración unánime de toso sobre Kilian.

Jornet se ha pasado la vida en la montaña. Sus padres vivían en el refugio de Cap de Rec, en la estación de esquí de fondo de Lles de Cerdanya, y ahí creció con su hermana. ¿Predestinado? «Muchas opciones no tenía. Cuando llegábamos de la escuela nuestra diversión era ir a correr o a esquiar», recuerda. A los 5 años ya había subido el Aneto y algún otro 3.000, y a los 10, la travesía del Pirineo. Hace poco, la volvió a hacer, pero corriendo y en ocho días.

Este joven, que vive en el Centro de Alto Rendimiento de Font Romeu y que se ha convertido en uno de los iconos de Salomon, iniciará pronto la temporada de invierno. Cogerá los esquís y montaña arriba, montaña abajo, dispuesto a revalidar el título de campeón del mundo. Uno de sus secretos es su excepcional capacidad pulmonar, superior a la de los grandes ciclistas, y un corazón que en reposo parece quieto: 35 pulsaciones. Pero, en el fondo, late con una emocionante intensidad, que le lleva a escribir poéticas reflexiones en su blog. «Grande, puro. Ser grande, ser puro. Para poder correr sobre las nubes hay que ser puro. Para poder acceder a ser grande hay que ser puro y saber y querer volar más alto que los demás. No hay que temer morir cayendo al vacío desde el cielo. No hay que temer nada, hay que sentir… No vale no luchar, no vale no sufrir, no vale no morir. Ya es hora de sufrir, ya es hora de luchar, ya es hora de ganar…».

LOS MAYORES DESAFÍOS DE KILIAN JORNET

LOS MAYORES DESAFÍOS DE KILIAN JORNET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.