El tomate, su genoma y las variedades

Recientemente, en la portada de la revista Nature, se ha desvelado que en un proyecto integrado por más de 300 científicos (gran parte de ellos españoles) de 13 países y que ha durado ocho años de trabajo, finalmente se ha logrado descifrar la secuencia completa del ADN del tomate, lo que crea un antes y un después en el campo de la investigación de las variedades de cultivo.

 

Plantación de tomates

Plantación de tomates

Pero este resultado no es lo único destacable en la investigación, ya que se han realizado comparaciones entre el tomate común de nombre Solanum lycopersicum con el tomate salvaje de nombre Solanum pimpinellifolium, estableciendo incluso relación con la patata Solanum tuberosum.

El resultado ha demostrado que el genoma de ambos tomates (común y salvaje) tan sólo difiere en un 0,6 %, aumentando éste en relación con la patata hasta un 8 %.

De esta manera se explican los cambios evolutivos que se produjeron en el tomate hace millones de años y que dieron lugar al tomate que hoy en día conocemos, incluyendo todas sus variedades.

Dependiendo de determinados fragmentos de esta información, se han probado algunos aspectos como la mayor resistencia de la piel del tomate actual frente a variedades anteriores, lo cual permite una mejor conservación del fruto, además de una mayor adaptación a distintos medios.

Pero el objeto fundamental de esta investigación se centra en la posibilidad de crear nuevos sistemas y herramientas de cultivo en previsión a futuras modificaciones de estos frutos.

“Esta secuencia es como un mapa de alta resolución, pero que está en un idioma que no entendemos bien” comenta el coordinador de los científicos españoles Antonio Granell, añadiendo: “Podemos saber si hay un pueblo o dónde hay una montaña, pero no sabemos quién vive allí y a qué se dedican. El trabajo que hay que hacer ahora es identificar en ese mapa de genes las funciones que nos interesan, como que el tomate sea más dulce y sabroso o la planta sea resistente a enfermedades que ahora sí le afectan”.

Estos nuevos avances dejan abierto un campo que todavía debe ser explorado pero que ofrece unas infinitas posibilidades en un futuro próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.