Peligro carne de caza en niños y embarazadas

Se abre la polémica por el último comunicado de Sanidad en el que se advierte del peligro que supone consumir carne de caza para las mujeres embarazadas y los niños.

El peligro de la carne de caza para niños y embarazadas

El peligro de la carne de caza para niños y embarazadas

La razón de esto es que, según AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), esta carne contiene una concentración de plomo muy superior a la cantidad tolerada por los organismos de los más pequeños y de los fetos, lo cual representa que su ingesta puede provocar deficiencias en el desarrollo intelectual, así como problemas renales.

En cuanto al resto de adultos, AESAN recomienda que el consumo de carne de caza se limite a un máximo de una ingesta (unos 150 gramos) semanal para prevenir futuros problemas.

Este informe, presentado por Sanidad y realizado por un grupo de 20 expertos pertenecientes a AESAN, fue presentado a finales de febrero y advierte que la eliminación de un material pesado como el plomo del organismo no está asegurado, lo que podría traer consecuencias nocivas para la salud, aún más acentuado en el caso de un grupo de riesgo como es el que representan los más pequeños, debido a que su organismo no está capacitado para asimilar compuestos de esta índole.

El mayor riesgo, considera el informe, es el efecto del plomo sobre el SNC (Sistema Nervioso Central), pudiendo provocar lesiones irreversibles y de consideración grave o muy grave.

Además de esta advertencia, en el informe de AESAN se recoge la recomendación de optar por otros tipos de elementos para la munición como lo son el tungsteno y el acero, metales que no presentan este tipo de propiedades nocivas como el plomo.

No obstante, Antonio Pla Martínez, catedrático de Toxicología de la Universidad de Granada y coordinador del estudio de AESAN publicado por Sanidad, insiste en que no existe peligro alguno por el hecho de que este tipo de carne o derivados sea consumida en un momento dado, pero que el fundamento principal de la advertencia pretende evitar el consumo reiterado de estos productos por el riesgo que puede conllevar para la salud.

Durante el estudio, se analizaron diversas muestras de carne en tres estados: crudo, a la toledana (con vino tinto) y en escabeche. El resultado demostró que la capacidad de absorción del plomo es superior cuando la carne es cocinada en escabeche, debido a que los ácidos disuelven más el metal y, por tanto, su distribución y absorción por parte del organismo es mucho mayor.

Por otra parte, el estudio relaciona y demuestra como directamente proporcional la concentración de plomo en sangre con la reducción de cociente intelectual, así como un aumento considerable en cuanto a daños renales. No obstante, en adultos sólo se observan este tipo de efectos en caso de habituales consumidores de este producto, por lo que no plante a un riesgo directo para el consumo, por parte de un adulto, de una cantidad apropiada y nunca excesiva.

Otra de las razones que añade el informe de AESAN hace referencia a la prohibición de la caza con munición de plomo que se interpuso en el año 2001 siempre y cuando se realizase en humedales protegidos, debido a que las aves confundían los restos de perdigones con guijarros, ingiriéndolos, lo que les provocaba hemorragias internas hasta el punto que peligraba su existencia. No obstante, la reacción en el cuerpo humano no tiene nada que ver con esta situación, pero se refleja la advertencia del posible riesgo que puede existir en caso de su consumo por parte de niños o el exceso en caso de adultos.

Esta valoración ha tenido su negativa repercusión dentro del sector de la caza, mostrado su descontento mediante un nuevo comunicado realizado por Andrés Gutiérrez, Presidente de la Real Federación Española de Caza, que comenta textualmente “Es una locura y un disparate, ¿Qué pasa, que ahora se dan cuenta después de años sin ningún problema?”

El comunicado de el representante de la Asociación Interprofesional de la Carne de Caza, Andrés Ballesteros, tampoco se ha hecho esperar, declarando su descontento por esta afirmación de modo similar a Andrés Gutiérrez, destacando su sorpresa e indignación por la notificación.

Esta situación no coge de primeras al sector de la caza en España, ya que en 2008, durante el gobierno del PSOE, se protagonizó una situación similar en la que se trató de limitar el uso de plomo en la caza, lo cual obligaba, según Andrés Gutiérrez, a cambiar el 70% de las escopetas que se estaban utilizando en el momento en el país, además del consiguiente aumento de coste debido a que la munición fabricada en tungsteno y acero resultan mucho más caras, alcanzando inclusive el doble de precio.

Todavía se está a la espera de un comunicado oficial por parte del Gobierno para conocer si existirá una limitación legal en cuanto al uso del plomo en la caza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.