El origen de la vaca marina

Conforme pasa el tiempo vamos descubriendo los orígenes de las especies con las que convivimos o convivíamos en la Tierra. Buenos ejemplos de ello son las ballenas y los delfines, pero siempre hay juicios concretos que por el momento se nos escapan, como es el caso de un animal tan afín y tan admirable como la vaca marina.

 El origen de la vaca marina

El origen de la vaca marina

Todavía no existe una teoría clara sobre el origen de este mamífero, ya que al parecer se trata de uno de los que más conversión han tenido en la historia de nuestra naturaleza.

Debido a que comparten un ancestro con el elefante, se piensa que sus orígenes se remontan a animales terrestres pero que paulatinamente fueron adaptándose y adoptando nuevos sistemas como para acabar viviendo en el fondo del mar.

Restos encontrados

Recientemente han sido encontrados restos de un cráneo de esta especie en Túnez que ayuda a entender en parte la evolución de los grandes mamíferos marinos como es el caso de los dugongos y los manatíes.

Este descubrimiento ha vuelto a despertar la pasión por averiguar de dónde proceden determinadas especies, y esta misma semana se ha publicado un estudio en PLOS ONE que considera que las vacas marinas tienen su origen en África, y que en un determinado momento vivían en los lagos y ríos, pero no en el mar.

El fósil encontrado en el Parque Natural de Djebel Chambi cuenta con 48 millones de años, momento en el que en el lugar existía un lago.

Desenterrado en octubre de 2008 por paleontólogos del Instituto de Ciencias de la Evolución procedentes de la Universidad de Montepllier en Francia y otros geólogos de la Oficina Nacional de minas de Túnez, se ha conseguido romper la idea de que el origen de la especie era Jamaica. No obstante, los restos encontrados en Jamaica datan de la misma época, lo que da a entender que las vacas marinas se habían extendido mucho más de lo que la ciencia pensaba hasta el momento.

El animal hallado en Túnez se calcula que llegó a pesar entre 40 y 50 kilogramos, convirtiéndose en la vaca marina más pequeña descubierta hasta ahora.

La extinción de la vaca marina

En cuanto a la extinción de esta especie se estima que fue en el siglo XVIII motivado por la excesiva demanda de su carne, su grasa y su piel que eran de gran calidad, convirtiéndose en un evidente objetivo de una sociedad que pensaba más en qué podía sacar para sí misma hoy que para el día siguiente… El “Pan para hoy y hambre para mañana” que siempre nos ha caracterizado.

Uno de los remedios más importantes para el que era utilizada su carne era como medicina contra el escorbuto… algo evidente en la época, pero de lo que deberíamos aprender, porque, al fin y al cabo, en la actualidad seguimos cometiendo las mismas tropelías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.