El gran negocio del agua

El Ministerio de Medio Ambiente ha recabado, en los últimos meses entre todas las confederaciones hidrográficas, los datos sobre cuanto pagan las hidroeléctricas por usar el agua de los ríos para producir electricidad.

El agua, que como sabemos por ley es un bien público y sin dueño, produce grandes beneficios a estas compañías pero en contrapartida el gobierno solo ingresa entre 10 y 20 millones de euros al año.

Si hacemos una estimación de lo que en total ganan las hidroeléctricas con la explotación de este recurso, la cifra asciende a unos 1.000 millones de euros anuales.

La pregunta es ¿Cuál es el coste del mantenimiento de pantanos e infraestructuras que permiten esta explotación? Pues según los expertos, el coste es mínimo, puesto que estas presas fueron construidas por el estado hace décadas, de tal manera que los expertos bautizan este fenómeno como “beneficios caídos del cielo” (del inglés, windfall profits).

La Comisión Nacional de la Energía ve la necesidad del Estado de recaudar más por este concepto. ¿Es justo que algunas empresas obtengan grandes beneficios a costa de unas infraestructuras que construyó el estado y explotando unos recursos que por ley deberían ser un bien publico?

Sin duda alguna, este es otro claro ejemplo de como privatizamos los beneficios y sociabilizamos las perdidas.

El gran negocio del agua

El gran negocio del agua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.