El cebrasno, mitad cebra, y mitad asno

Los caprichos de la naturaleza nunca dejarán de sorprendernos, y es que cuando pensamos que ya lo habíamos visto todo, va y aparece un cebrasno, nombre dado al fruto de la mezcla entre una cebra y un burro albino.

 

Cebrasno

Cebrasno

El nacimiento del cebrasno

Este fenómeno ha tenido lugar en México, y más concretamente el día 21 de abril, momento en el que Rayas, una cebra que se encuentra en el zoológico de Reynosa da a luz a su hijo fruto de la unión con Ignacio, un burro albino que parecía bastante interesado en su relación con la hembra.

Esta mezcla de cebra y burro ha sido bautizada como Khumba, y aunque por el momento permanece más tiempo apegado a su madre, ya hemos podido conocerlo un poco mejor.

Con apenas 70 cm de altura y aproximadamente unos 30 kilos de peso, Khumba ha supuesto sin duda alguna una gran alegría para los trabajadores y responsables de este zoo.

Poco antes de su nacimiento, el equipo se esmeró en sus cuidados a la cebra ya que se calculaba que pronto nacería Khumba. No obstante, en el momento del parto, Rayas decidió esconderse en un lugar desconocido dentro de las 80 ha que cubre este zoológico para finalmente conocer de forma exclusiva y por primera vez a su criatura.

Las curiosidades y las especies

Lo cierto es que no es la primera vez que la naturaleza nos sorprende con un antojo de este tipo, pero sin duda nos ha llamado mucho la atención la apariencia de este joven que esperamos que crezca sano y junto a su extraña familia.

Lo cierto es que tanto el burro como la cebra viven en el mismo parque, pero en realidad se encuentran ubicados en áreas diferentes, lo que hace aún más llamativa esta situación.

La razón por la que se encontraban separados se debe fundamentalmente a que el burro se considera un animal de granja mientras que en la cebra pertenecía más la familia de animales salvajes como las llamas, búfalos, bisontes, avestruces y camellos entre otros.

Según informan los registros, situaciones similares ocurrieron hace muchos años en Italia y en Cuba, pero al no existir tanta divulgación como en estos momentos, lo cierto es que la mayor parte de la sociedad nunca había conocido una situación similar.

Lo que más llama la atención de esto es que la cebra tiene 42 cromosomas mientras que el asno tiene 62, y aun así se llevó a cabo la combinación genética.

Por el momento, Khumba permanecerá al lado de su madre durante varios días para que pueda alimentarse con su leche materna. En el momento en el que se considere que ya ha alcanzado una madurez adecuada, comenzará a compartir su vida con otros animales y podrá ser visto por los visitantes de este zoológico.

Sin duda alguna se trata de una sorpresa que demuestra que muchas veces nos equivocamos al creer que entendemos realmente a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.