El Camino del Rey

El otro día, por pura casualidad pillé una especie de reportaje sobre un “sendero” situado en Málaga y que se llama el Camino o Caminito del Rey.

La verdad es que me llamo mucho la atención y ahora os explicaré porque y pensé, que pena que este tan lejos, porque la verdad es que tiene muy buena pinta.

El camino del Rey es una especie de camino aproximadamente de 3 Km y construido directamente sobre el río en los acantilados del Desfiladero de los Gaitanes en el término municipal de El Chorro en la provincia de Málaga.

La pasarela como puede comprobarse en la foto está literalmente colgada sobre una pared totalmente verticales de apenas 1 metro de anchura y colgado a mas de 100 metros de altura. La mayoría del recorrido discurre sin barandilla y en algunos tramos el pavimento esta agujerado o faltan partes que se han desprendido con lo que las precaución que se ha de tomar es máxima. De hecho parece se que este lugar como os podéis imaginar tiene una alta siniestralidad y varios excursionistas han perdido la vida aquí.

El origen de este peculiar camino está en la necesidad que la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro tenía de acceder al Salto del Gaitanejo y del Salto del Chorro. Así que en 1901 se comenzaron las obras que terminaron en 1905.

En 1921, se inauguró la presa del Conde del Guadalhorce y Alfonso XIII recorrió parte de este sendero, momento a partir del cual comenzó a llamársele El caminito del Rey.

El camino calló en el abandono y tras múltiples accidentes algunos de ellos mortales La Junta de Andalucía intentó destruir la entrada al sendero, lo que no consiguió ya que en la actualidad los excursionistas siguen adentrándose por este peligroso sendero.

Y aquí os dejo un “tremendo” video donde podeis contemplar este espectacular sendero. 

2 comentarios en “El Camino del Rey

  1. Realmente hay que ser treméndamente IRRESPONSABLE para realizar este sendero, muy irresponsable. Para ser montañero no solo hace falta amar la aventura y las emociones fuertes, pero adentrarse en un camino abandonado y prácticamente en ruinas es algo lamentable por parte de todas las personas que allí se adentran. Personas, que posiblemente, por su ego, solo quieran contar a la vuelta lo valientes que han sido realizando el camino. Sin asegurarse (muchos de ellos) ni tomar precauciones. Frácamente la estupidez del ser humano no conoce límite alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.