Consejos para hacer senderismo en otoño

La estación otoñal es sin duda un fantástico momento para emprender nuestras rutas de montaña. El tiempo, el color de la naturaleza, los olores… todo forma un manto perfecto para disfrutar del senderismo, pero siempre hay que tener en cuenta una serie de consejos importantes para evitar contratiempos y que lo que en un principio era un divertido paseo por el campo se convierta en un día triste y aburrido o, inclusive, peligroso.

 

Senderismo en otoño

Senderismo en otoño

Es por ello que en el artículo de hoy vamos a dar algunos consejos para realizar nuestras excursiones y rutas por el campo durante los meses de otoño.

Lo primero que debemos considerar es que los días se hacen más cortos, así como el clima cambia con mayor brusquedad, siendo bastante más frío por la noche.

Es importante, antes de emprender nuestra ruta, elegir bien nuestro destino y considerar el recorrido en todos sus aspectos, desde puntos de interés hasta clima.

Lo primero que debemos hacer antes de emprender la marcha es ver el clima y las condiciones meteorológicas que se prevén para la zona. Es muy recomendable ponernos en contacto con federaciones o asociaciones de montaña del lugar para comprobar que todo está correcto.

Por otra parte siempre es importante que antes de emprender una ruta, dejemos un aviso a cualquier conocido o familiar del lugar en el que vamos a estar. Tienen que saber cuándo comenzamos una ruta y cuándo la finalizamos y, por supuesto, si durante el transcurso de la misma optamos por variarla, deberemos ponerlo en conocimiento de esta persona.

Los diez elementos imprescindibles en toda ruta son un mapa de la zona (topográfico), una brújula, comida de sobra, ropa de sobra, un encendedor, fósforos, protección solar, una navaja, botiquín de primeros auxilios y, por supuesto, una buena linterna.

Si no sabemos cómo va a ser el tiempo o tememos que pueda cambiar, siempre es recomendable llevar un refugio de emergencia (bolsas vivac, tiendas, etc.) Los bastones, Piolet y crampones pueden ser muy interesante si nos dirigimos a zonas con hielo o abundante nieve.

Otoño es una época de caza, por lo que debemos informarnos de la zona en cuestión además de llevar ropa brillante de forma que seamos más visibles. Hacer ruido, cantar, silbar o mantener conversaciones también puede sernos de mucha utilidad para que los cazadores detecten nuestra presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.