Buscando rovellons

Un sábado de este mes de octubre organizamos una salida para la búsqueda del “rovellon”. El lugar escogido y recomendado por un amigo que conoce el tema fue en una entrada en un camino de tierra entre la carretera que va del Pueblo de Sant Llorenç de Morunys a Tuixent. La descripción no es nada precisa, pero es que los lugares donde se encuentran los rovellons tienen su secreto.

Empezamos el recorrido por una pista de tierra con acceso a coches, hasta que fuimos intentando dejar la pisa para adentrarnos en el bosque, que sí olía “rovellons”, pero lo de encontrarlos, eso ya era otro tema.

Las setas hay que buscarla de abajo a arriba, para poderlas ver. Así que nosotras contra todo pronostico empezamos justamente al revés de arriba abajo, y cuando llegamos al riachuelo, empezamos a subir, y en principio nada de nada, pero a medida que avanzábamos encontramos el primer rovellon. He de decir que de Rovellons pocos, en concreto uno cada una, éramos 6, así que 6 “rovellones”.

Lo mejor fueron los llamados “cama grocs”, unas setas alargada, de color amarillo, pequeñas, y con el sombrerito de color marrón. Estas están escondidas en el musgo, y una vez encuentras una, hay muchísimas alrededor, con lo cual son muy agradecidas, y después acompañando una carne o en tortilla estad deliciosas.

En fin, que la salida fue todo un éxito, varios capazos de camagrocs, algún rovellon, y también mucha cosa que no valía para nada.

Después de tal disfrute de coger setas, andar por la montaña, respirar el olor a la tierra húmeda del bosque, y reírnos un buen rato, acabamos comiendo en un lugar esplendido, que recomiendo a todo el mundo que vaya por aquella zona.

El lugar se llama, “El Senglar”- Carretera Tuixent (C-426-Km 38)- 25254 del Poble la Coma en Lleida. Teléfono 606 75 95 50 .

Sin duda un lugar esplendido, con una terraza y unas vistas a las pistas de esquí de Rassos de Peguera impresionantes, después el tema jalar, de lo mejor, buen precio, y una comida exquisita, conejo a la brasa, conejo cocinado con caracalotes, uns peus de porc que quitaban el hipo, y mas….., en fin todo buenísimo. No os lo podéis perder.

El dueño del restaurante nos ayudo a separar las setas buenas de las malas, y fue todo un espectáculo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>